Siroabyangam, el masaje que calma la mente y mejora la concentración.

Se recomienda recurrir a abyangam todos los días por la mañana. Esta terapia detiene la vejez, alivia el cansancio y los dolores en el cuerpo . El masaje debe hacerse especialmente en los oídos, la cabeza y los pies.
Ashtanga Hrdayam: Sutrasthana: II: 8-9

Todas las personas disfrutan de los beneficios de un buen masaje ayurvédico. Pero quien no tenga tiempo o posibilidad de ir a un terapeuta, siempre puede regalarse un momento de serenidad y relax a través de un energético auto-masaje ayurvédico en la cabeza.
El masaje ha tenido desde siempre un importante papel dentro la cultura de la India, siendo ya mencionado en los antiguos textos ayurvédicos, hace más de 4000 años. Abyangam es el nombre en sánscrito referido al masaje que se realiza con aceites curativos, por lo general tibios y  hechos a base de plantas y hierbas; y consta de una serie de manipulaciones específicas que regeneran el cuerpo, la mente y las emociones.
En términos generalesfabi1 B&W, el masaje ayurvédico, más allá de un profundo masaje muscular, es sobretodo un masaje energético que busca estimular, con particular atención, las zonas de energía sutil donde confluyen nervios, ligamentos, tendones, músculos y huesos conocidas como puntos Varma, así como  los canales energéticos, conocidos estos como Nadis.
Esas zonas se masajean mediante una delicada vibración utilizando la punta de los dedos o la toda la palma de la mano, aplicando una presión suave y firme por aproximadamente un minuto a través de un movimiento circular y siguiendo el sentido de las agujas del reloj.
En cuanto al masaje específico en la cabeza, este se conoce como Siroabyangam (siro significa cabeza) y su practica diaria y correcta nutre el sistema nervioso, refresca la mente, mejora los sentidos, elimina toxinas físicas y mentales, incrementa el aporte de oxigeno a los tejidos y elimina la tensión de los hombros y el cuello. Esta técnica de masaje estimula además el crecimiento del cabello, mejora el tono de la piel, cura problemas de migraña, dolor de cabeza e insomnio, ayuda a desarrollar una buena memoria y relaja a su vez todo el cuerpo.
Por ello, no en vano Ayurveda aconseja: “si no tiene tiempo suficiente para hacerse un auto-masaje completo, dedique unos minutos para masajear el cuero cabelludo, todo su organismo se lo agradecerá”.

Cuándo y cómo hacer el masajeEl masaje en la cabeza se debe realizar por las mañanas antes del baño para despertar delicadamente el sistema nervioso. Se aconseja utilizar un aceite refrescante bien sea aceite de coco puro, de sándalo, o aceite para la constitución Pita.

Práctica

los puntos varma mas importantes situados en la cabeza
Comenzar aplicando unas gotas de aceite ligeramente tibio en el centro de la cabeza, justo en la fontanela anterior (Adhiti varma), y con la punta de los dedos hacer un masaje circular en sentido horario. Seguidamente golpear de forma delicada este punto con la palma de la mano y contemporáneamente emitir el sonido OM para crear una vibración interna que se repercutirá en todo el cuerpo. A continuación esparcir aceite a ambos lados de la cabeza utilizando toda la palma de la mano.
Aplicar unas gotas de aceite en la coronilla (Simanta varma) y masajearla del mismo modo como se masajea la fontanela. Seguir masajeando la cabeza con la punta de los dedos hasta llegar a la cien.
Simanta Varma es el punto donde están presentes las articulaciones circundantes del cráneo. Y en cuanto a anatomía yogica es el lugar donde termina Shushumna, el nadi o canal energético más importante del organismo.
Aplicar aceite y masajear en sentido circular con el pulgar el surco profundo (bulbo raquídeo) que está detrás de la cabeza, donde la base del cuello se encuentra con el cráneo (articulación atalanto-occipital), así como los puntos Krakari varma situados detrás del cuello.
Seguir la masajeando el cuello, parte posterior, anterior, lateral así como la base del mismo, amasando delicadamente con la palma de la mano toda esta zona.  Continuar hacia los puntos situados detrás de orejas (Vidura y Utkshepa varma), y llegar hasta la cien (Shanka varma). Masajear estos 6 puntos en sentido circular.
Peinar el cabello con la punta de los dedos tirándolo hacia todas las direcciones con la intención de levantar el cuero cabelludo, empezando desde la parte frontal hasta llegar a la parte posterior de la cabeza. Esto aumentará el flujo de sangre y estimulará el sistema nervioso.
Siempre con la punta de los dedos, friccionar vigorosamente el cuero cabelludo por aproximadamente 5 minutos con la intención de estimular las articulaciones circundantes y armonizar así el tejido craneal.
Para finalizar, mover la cabeza en sentido circular hacia ambos lados. Y ya por ultimo, sentado en una posición cómoda, inspirar profundamente a través de la nariz, llevando el mentón hacia el pecho y relajando la cabeza. Seguidamente, espirar a través de la boca, sacudiendo la cabeza y emitiendo el sonido OM, hasta que los pulmones se vacíen completamente. Mantener la mandíbula relajada en todo momento.
Esta practica de pranayama, conocida como Kapala Suddhi e ideada por Swami Joythimayananda, calma la mente y ayuda a limpiar el cráneo, los sentidos y las vías respiratorias.

Puntos Marma, Yoga y Meditación
Masajear determinados puntos del cuerpo ayuda al practicante de yoga a profundizar su practica personal. Cantar el OM y focalizar la atención en la parte alta de la cabeza cuando se masajean los puntos allí situados prepara al individuo a trascender hacia un estado de conciencia pura. La meditación sobre el séptimo Chakra, en correspondencia con los puntos Adhiti y Simatha, mejora todas las funciones de la cavidad craneal,  incrementando la concentración, el desapego y el autocontrol.
En cambio masajear los puntos situados detrás de las orejas y en la parte posterior del cuello, a cada lado de la primera vertebra cervical, estimula el estado de escucha interior, y favorece el control de los deseos y los instintos, de las emociones profundas y de los sentidos, haciendo más fluida la practica del Pratyahara.

El cuerpo de aquella persona que utiliza el masaje de aceite regularmente, rara vez se ve afectado, aunque sea sometido a lesiones accidentales o a trabajo extenuante. Mediante el uso diario del masaje con aceite, la persona tendrá un tacto agradable, se volverá fuerte y lleno de vida, agradable a la vista y menos afectada por la vejez.
Charaka Samhita: Sutrasthana: V: 88-89

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s