Ayurveda para los sentidos – El tacto (Parte I)

El tacto se manifiesta a través del mayor órgano sensorial del cuerpo humano, la piel (Loma en sánscrito), que está representada por el elemento Aire el cual contiene el oxigeno y todos los principios de los cinco elementos.
La piel es el tejido que reviste y protege el cuerpo y es la responsable mantener su temperatura constante. Colabora además con el proceso de respiración al absorber pequeñas cantidades de oxigeno, eliminar anhídrido carbónico y agua bajo forma de vapor, e impide la entrada de hongos y bacterias al interno del organismo.tacto

El cuidado de este órgano sensorial comienza con los alimentos y medicamentos que se ingieren internamente, y lo que se aplica externamente tales como cremas, aceites, lociones, pomadas etc. Puesto que la piel también se alimenta, todo lo que le dé de comer terminará siendo alimento para usted mismo. Por lo tanto, es importante conocer los ingredientes de los productos que se aplican sobre la piel, los ingredientes de la dieta, la cual se establece según la constitución individual, así como la composición de los medicamentos que se suministran.

En ayurveda, para conocer el tipo de piel de una persona es necesario identificar la prakruti, es decir; el Dosha o características predominantes en la constitución de esa persona.
Una vez determinada la constitución, el masaje ayurvédico es por excelencia, junto a la correcta alimentación y un estilo de vida adecuado, la mejor técnica para cuidar la piel a través del equilibrio de los Doshas. En palabras del maestro Swami Joythimayananda el masaje es un buen tónico que abre el camino del bienestar y del equilibrio pisco-físico.
Los aceites se deben aplicar tibios sobre la piel a fin de incrementar su capacidad de penetración.

Conociendo mejor la piel según Ayurveda

ayurveda12bnbUna mirada a la piel Vata…
La piel de Vata es delgada, de poros finos, fría, áspera y seca. Este tipo de piel suele tener problemas de psoriasis, eczemas secos, callos, durezas y labios agrietados; y tienden a tener arrugas de forma prematura.
La tendencia a preocuparse en exceso, a sentir temor y perder la tranquilidad cuando se está bajo situaciones que sobrepasan su capacidad de reacción, induce a la hipófisis posterior a liberar hormonas antidiuréticas que afectan los riñones y provocan una deshidratación excesiva, lo que genera una condición de sequedad en todo el cuerpo.
Vata es de rasgos irregulares, labios delgados y pómulos marcados. Sus cabellos suelen ser oscuros, escasos, y a menudos rizados, finos, de textura áspera al tacto, sin brillo y desordenados. Sus ojos son pequeños, apagados y parpadean en continuación, y la parte blanca del ojo (esclerótica) tiende a tener un tinte grisáceo o azulado y carente de brillo.
Vata no está a gusto en un ambiente rumoroso o bullicioso, y tampoco en climas fríos o ventosos. Las comidas frías y crudas tampoco son una buena dieta para su organismo.
El exceso de viaje o actividad de cualquier tipo le desgata los nervios y la rutina irregular tiende a desestabilizar la mente y el cuerpo. Cuando pierde la serenidad, su atención se ve perturbada lo cual le genera preocupación y angustia, pierde el apetito y comienza sufrir de estreñimiento. La piel se seca en exceso y comienzan a dibujársele lineas finas en cima de las cejas.
Un ambiente sereno y armonioso, un cálido abrazo y un masaje estabilizante, caliente, que alivie el dolor corporal, focalizado sobretodo en las articulaciones y la columna vertebral es lo mejor para calmar las fluctuaciones nerviosas de Vata. Los aceites base ideales para masajear esta constitución son aceite de ajonjolí o un aceite especifico para Vata.

Una mirada a la piel Pita…
La piel de Pita es cálida al tacto, rosada, ligeramente húmeda y suave, con tendencia de grasa en la zona T y mejillas secas, y suele estar salpicada de pecas y lunares.
Las personas de piel sensible Pita se llenan de rabia, enojo y frustración fácilmente, induciendo la liberación de adrenalina, lo cual provoca esa piel ruborizada y caliente.
Pitas es de rasgos delicados y armoniosos. Sus ojos son de tamaño medio y la esclerótica puede tener un tono rojizo cuando la persona está irritada. Sus cabellos tienden a ser lisos, finos y delicados, de color pelirojo o claro, que tienden a volverse grises o canosos a temprana edad. La calvicie prematura es otra de sus características.
El vello del cuerpo puede ser claro y fino, y tienden a sudar bastante incluso en climas fríos.
El clima caliente y la comida picante y el exceso de actividad estimulan a las personas de esta constitución  al punto de hacerles aflorar su lado más irritable, impulsivo, intolerante y hostil, lo que hace que su cuerpo sufra de úlceras, hipertensión y enfermedades cardiacas, el estomago y el aliento se vuelven agrios y su cutis se mancha con erupciones, eczemas, acné rosácea u otras inflamaciones. La palabra moderación es clave para bajar el calor de Pita. El descanso, la meditación y las caricias lo equilibrarán, además de un masaje dulce, calmante y refrescante, focalizado sobretodo en la cabeza, para contrarrestar la irritabilidad nerviosa característica de Pita.
En el masaje para Pita se aplica aceite de coco, o un aceite especifico para esta constitución.

Una mirada a la piel Kapha…
Kapha, de piel pálida, lubricada, suave y fresca al tacto. Su rostro es amplio, cuadrado o redondo y de grandes mejillas. Sus labios tienden a ser carnosos, sus ojos grandes, acuosos y con espesas pestañas. De cabellos abundantes, brillantes, fuertes y rizos suavemente ondulados. Tienen una cantidad moderada de vellos y pocos lunares.
Son personas serenas, nobles y que aman con sinceridad. Sin embargo, cuando pierde su ecuanimidad natural, se vuelven posesivos, y su alegre estado de animo se sumerge en pereza, indiferencia y mal humor, llegando a deprimirse completamente.
La tristeza y la apatía en Kapha se manifiestan en forma de mucosidad, la cual se acumula en el pecho y los senos paranasales, produciendo gripes y congestión, tos y asma; la depresión y la inactividad estimulan la segregación de glándulas sebáceas, produciendo exceso de grasa en la piel y retención de liquido dando una apariencia blanda y fofa.
La musica alegre, las actividades dinámicas, hacer el amor, además de un masaje con aceite de maíz o un aceite para específico para esta constitución, es lo ideal para sacar a Kapha de su letargia.
El masaje para Kapha debe ser energético, estimulante y drenante, focalizado sobre todo en los pies, piernas, abdomen, glúteos y brazos. En caso de exceso pronunciado de grasa se puede hacer un masaje con harina de garbanzo y una esponja o cepillo en las zonas claves de acumulo.

Anuncios

2 pensamientos en “Ayurveda para los sentidos – El tacto (Parte I)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s